A Smart + Strong Site
Subscribe to:
E-newsletters
POZ magazine
JOIN AIDSMEDS YouTube
Lecciones del VIH y del SIDA ¿Estoy infectado? (Una guía para los análisis del VIH)

email

Introducción

Es una buena idea hacerse la prueba del VIH. Sin embargo, muchas personas se niegan a hacérsela. La sola idea de hacerse la prueba les da tanto miedo, que simplemente, no quieren hacerlo, a pesar de que continúan con el estrés y la preocupación de no saber si están infectados. Otros piensan que hacerse la prueba es innecesario, porque creen o desean creer que el VIH es algo que no les tocará.

Muchas veces ocurre que cuando alguien se hace la prueba, descubre felizmente que su preocupación acerca de estar infectado era infundada. Tener la certeza de que el resultado de la prueba es negativo, puede traer un enorme alivio. También puede aumentar la motivación para tomar medidas para mantenerse negativo. Para otros, hacerse la prueba y averiguar que son VIH positivos, es el primer paso para poder mantenerse saludables.

Los Centros para el Control de Enfermendades de los Estados Unidos (CDC, sigla en inglés), estiman que en los Estados Unidos hay 1.1 millones personas que son VIH positivas (VIH+). Los CDC calculan que de ese total, el 21 por ciento no saben que son VIH+. Estas personas a menudo se sienten bien y tienen una apariencia saludable, por lo que no reciben la atención médica adecuada. Al no saber que son VIH+, aumenta la posibilidad de transmitir el VIH a otras personas sin saberlo.

Una de las verdades más básicas sobre el VIH es que el sexo, la edad, la raza y el estado socioeconómico no importan cuando se considera la vulnerabilidad al VIH. Cualquier persona puede infectarse. La epidemia del VIH estará con nosotros por mucho tiempo. En este momento, no hay cura para el VIH/SIDA, pero sí hay medicamentos que han probado ser muy efectivos para que las personas VIH positivas vivan, sanas y por más tiempo.

Saber con seguridad si eres VIH positivo o negativo es esencial para una buena salud, por lo tanto todos deberíamos comprender qué son las pruebas del VIH.

¿Cuáles son los síntomas del VIH?

En en el período inmediatamente posterior a la infección, no hay síntomas específicos. Dentro de las dos a cuatro semanas luego de la exposición al VIH, la persona podría tener síntomas similares a los de la gripe como son la fiebre, ganglios inflamados, dolor muscular, diarrea, fatiga o erupciones en la piel. En raras circunstancias, éstos ocurren dentro de los primeros días que siguen a la exposición.

Generalmente, estos síntomas desaparecen después de una o dos semanas. A menudo cuando ocurren, son tan leves que pasan desapercibidos, pero para algunas personas son lo suficientemente severos como para llamar al doctor.

Es importante tener en cuenta que estos síntomas son casi idénticos a los de otras enfermedades. Por eso hacerse la prueba es tan importante. Muy a menudo las personas que tienen síntomas se preocupan innecesariamente. Solamente, a través de la prueba del VIH, uno puede realmente saber si es o no VIH+. Todo lo demás son supocisiones y el VIH es un asunto demasiado importante como para estar adivinando al respecto.

¿Qué es una prueba del VIH?

La prueba del VIH muestra si alguien está infectado con el VIH; el cual es el virus que ataca al sistema inmunológico y causa el síndrome de inmunodeficiencia adquirida, más comúnmente conocido como SIDA. Hay varias pruebas diferentes que se pueden usar para determinar si eres portador del VIH. La primera prueba desarrollada para la detección inicial de la infección con el VIH: la prueba de inmuno absorbencia de union enzimática o, como es más comúnmente conocida ELISA o EIA (sigla en inglés), es la que se utiliza más frecuentemente.

Para hacer la prueba ELISA, generalmente se extrae sangre de una vena del brazo. El procedimiento no es más incómodo que una prueba típica de sangre. Para la mayoría de la gente, no es doloroso y la extracción de sangre se lleva a cabo rápidamente.

Si la prueba de ELISA fuera negativa, significa que no se hallaron los anticuerpos y el análisis del VIH está completo. Si la prueba de ELISA es positiva, el laboratorio querrá asegurarse de que el resultado no sea "falso positivo" (algunas partículas de la sangre pueden causar falsos positivos). Primero, podrían repetir la prueba de ELISA. Si vuelve a ser positiva, llevarán a cabo otra prueba llamada Western blot. Si ambas pruebas, ELISA y Western blot dan un resultado positivo, se confirma el diagnóstico de VIH y los resultados son enviados al profesional de la salud que ordenó la prueba.

Podría tomar de una a dos semanas, a partir de la extracción de tu sangre, para conocer los resultados de la prueba del VIH. Si bien pareciera que estás esperando por mucho tiempo, eso no significa que el resultado será positivo, ni que el laboratorio necesita hacer pruebas adicionales.

¿Cuándo deberías hacerte la prueba y cómo puedes asegurarte de que el resultado sea correcto?

El tiempo que el cuerpo demora en producir anticuerpos luego de que la infección ha comenzado se llama "período ventana". Para la vasta mayoría de los que reciben un resultado positivo, los anticuerpos del VIH se desarrollarán dentro de las 4 a 6 semanas después del contacto. A algunos les tomará un poco más de tiempo desarrollar los anticuerpos. Para asegurarte de que estás recibiendo un resultado confiable, es necesario que esperes al menos tres meses (13 semanas) luego de haberte expuesto al virus por última vez, antes de hacerte la prueba.

Hacerse la prueba antes de los tres meses, podría conducir a un resultado confuso o falso negativo. Algunos centros de análisis recomiendan hacerce la prueba nuevamente a los seis meses. Mas de 99 por ciento del total de aquellos que recibirán un resultado positivo, lo harán dentro de los tres meses (la seroconversión es el desarrollo de anticuerpos del VIH en la sangre, como resultado de la infección). Es extremadamente raro que la seroconversión tome más de seis meses para desarrollar anticuerpos detectables.

Nunca habrá una prueba de diagnóstico que sea 100 por ciento segura, pero si después de un tiempo apropiado (por ej., 13 semanas luego de la posible exposición al virus), el resultado es negativo, puedes considerar dicho resultado como la confirmación de que eres VIH negativo.

¿Cuáles son algunas de las otras pruebas disponibles y cuáles son sus ventajas, si las tuvieran?

Las siguientes son otras pruebas confiables, aprobadas por el gobierno, que están ampliamente disponibles:

Prueba rápida: Las muestras se obtienen y se analizan usando la prueba ELISA. Los resultados están disponibles aproximadamente en 10 a 60 minutos. Si el resultado fuera positivo, se requiere hacer una prueba confirmatoria, para lo que generalmente se extrae sangre y se la envía al laboratorio para hacer la prueba de Western blot. Si el resultado de la misma fuera negativo, no hay niguna necesidad de hacer pruebas adicionales y el resultado puede ser considerado concluyente.

Dada su conveniencia y rapidez, este método se usa muy a menudo en los establecimientos de salud, particularmente en casos de emergencia como cuando alguien está embarazada o a punto de dar a luz. Debido a su rapidez, es una prueba que se está utilizando cada vez más.

Varias pruebas rápidas para diagnosticar la infección con el VIH han sido aprobadas por la FDA. Todas ellas deben ser realizadas por un proveedor de atención médica (los consumidores no pueden comprarlas directamente). Las pruebas aprobadas son el Oraquick Rapid HIV Antibody Test (usa fluido oral o muestras de sangre), el Oraquick Rapid HIV-1/2 Antibody Test (prueba que detecta VIH 1 y 2 usando muestras de sangre), la prueba Clearview Complete HIV 1/2 y la prueba HIV 1/2 STAK-PAK (se usa una muestra de sangre para detectar los anticuerpos contra el VIH-1 y el VIH-2), el Reveal Rapid HIV-1 Test (utiliza una muestra de sangre) y el Uni-Gold Recombigen HIV Test (utiliza una muestra de sangre). A pesar de que el tiempo que lleva realizar estas pruebas varía de una a otra, todas dan resultados en menos de una hora. El FDA aprovó una prueba del VIH rápida en noviembre del 2010 llamada INSTI KIT. Esta prueba utiliza una gota de sangre del pinchado de un dedo y provee resultados en 60 segundos. Tú deberías llamar a tu proveedor de atención médica para averiguar si ellos realizan estas pruebas rápidas o para preguntar dónde las hacen.

La recolección de fluidos orales para detectar anticuerpos contra el VIH utilizando la prueba de anticuerpos Oraquick quizás no sea tan precisa como el uso de otras pruebas rápidas que utilizan muestras de sangre. A partir de 2005 hubieron reportes de que algunas clínicas de Los Angeles, San Francisco y New York tenían tasas más altas que las usuales de resultados falsos positivos, lo que significa que la prueba rápida de anticuerpos Oraquick (pero no las pruebas de muestras de sangre) detectaban de manera falsa anticuerpos en personas que no estaban infectadas con el VIH. La mayoría – si bien no todos – de esos sitios luego encontró que existían problemas en la manera en que los proveedores realizaban dichas pruebas. Sin embargo, la prueba sigue siendo altamente precisa para detectar anticuerpos en personas que están infectadas con el VIH (y posee una tasa extremadamente baja de resultados falsos negativos).

Es muy importante comprender que estas nuevas pruebas no cambian la cantidad de tiempo que debes esperar luego de la posible exposición al VIH, para tener un resultado confiable. Aún tienes que esperar 3 meses (13 semanas) para permitir que los anticuerpos sean detectables en la sangre y brindar un resultado correcto.

Oraquick, Clearview, Reveal Rapad y Uni-Gold Recombigen no son las únicas pruebas disponibles. Algunos hospitales, clínicas e incluso algunos consultorios privados tienen sus propias pruebas rápidas, las que también son completamente confiables.
 

Prueba de recolección de muestra en el hogar: deberás usar la lanceta que viene en el kit para pincharte el dedo, y poner las gotas de sangre en una tarjeta especial de recolección de muestra sanguínea. Solamente necesitas la sangre suficiente como para llenar el círculo del tamantilde;o de una moneda de diez centavos. El kit contiene un número identificatorio único que necesitarás tener a mano para conocer los resultados. La tarjeta con la muestra de sangre es enviada a un laboratorio asignado, en el cual la sangre será analizada usando las pruebas de ELISA/Western blot. Generalmente, los resultados están disponibles en 3 a 7 días y puedes pedirlos llamando al número telefónico provisto por el laboratorio. Un consejero entrenado te dará los resultados junto con asesoría telefónica.

Los Home Access Kits, son los únicos kits para recolección de muestras en el hogar aprobados por la Administración de Fármacos y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) y son las únicas pruebas para recolección de muestras en el hogar que deben ser usadas para constatar la infección por el VIH. La prueba Home Access HIV-1 provee resultados en siete días hábiles (no incluye domingos ni feriados) y la prueba Express HIV-1 ofrece resultados en tres días hábiles. Estos kits de recolección en el hogar están disponibles en la mayoría de las farmacias o pueden ordenarse a la compantilde;ía que los fabrica (Home Access Health Corporation): 1-800-448-8378, o www.homeaccess.com.
 

La prueba de fluído oral: utiliza un instrumento para recolectar fluído (ej., saliva) oral (de la boca). Los fluídos orales contienen anticuerpos contra el VIH, los que pueden ser detectados usando las pruebas de ELISA y Western blot. El Oraquick Rapid HIV Antibody Test, que tiene un grado elevado de precisión y produce resultados en menos de una hora, se puede hacer analizando muestras orales (fluido de la boca). Habitualmente, los especímenes orales son recolectados usando el instrumento de recolección de muestras OraSure HIV-1 Oral Specimen Collection Device, y luego se los analiza usando los ensayos rápidos o los procedimientos de prueba tradicionales. Dado que la recolección de especímenes orales es tan sencilla y cómoda de realizar, esta prueba se usa frecuentemente en clínicas, consultorios médicos, hospitales y en centros de salud escolares y universitarios.
 
La prueba de orina: es una muestra de orina, recolectada en un frasco, a la cual se le hacen las pruebas de ELISA/Western blot. Los resultados de este método no técnico ni invasivo, pueden obtenerse en una visita posterior, habitualmente en una o dos semanas. Se usa comúnmente en organizaciones de base comunitaria y establecimientos para adolescentes, escolares y universitarios. Cualquiera que obtenga un resultado de orina positivo deber hacerse la prueba confirmatoria de sangre.

¡No puedo esperar 13 semanas para enterarme! ¿Hay otras pruebas disponibles?

Hay pruebas que pueden buscar al virus mismo [no a los anticuerpos] en la sangre. Después de la infección, el virus se puede detectar en la sangre antes que los anticuerpos, por eso estas pruebas son una buena opción para quienes simplemenete no pueden esperar 13 semanas para obtener los resultados de las pruebas de ELISA/Western blot. Debido al entusiasmo que se ha generado en investigaciones que indican que las personas diagnosticadas con la infección con el VIH en etapas tempranas (en las primeras semanas de adquirir la infección, antes de que se puedan detectar los anticuerpos), podrían proteger sus sistemas inmunológicos si comenzaran el tratamiento inmediatamente; estas pruebas están probando ser muy útiles para aquellos que hayan participado en actividades de alto riesgo ( por ej, sexo anal receptivo sin condón) y tengan miedo de haber adquirido la infección.

Estas pruebas buscan fragmentos del VIH, que se encuentren ya sea flotando libremente en la sangre o dentro de las células sanguíneas. Algunas pruebas conocidas como pruebas cualitativas, brindan un resultado "positivo" o "negativo", esto significa que se encontró o no se encontró virus (la prueba cuantitativa Aptima HIV-1 RNA Qualitative Assay de GenProbe es la única prueba aprobada para este propósito). Otras pruebas, conocidas como pruebas cuantitativas, brindan un resultado que indica la carga viral, que significa la cantidad de virus en una muestra de sangre. Con frecuencia los doctores y los centros de investigación usan la prueba cuantitativa de Roche, Amplicor HIV Monitor, a pesar de no estar aprobada específicamente para este propósito. La prueba está aprobada solamente para controles de seguimiento en las personas que se sabe están infectadas con el VIH, particularmente para averiguar si sus tratamientos están funcionando bien.

Estas pruebas son tan sensibles que pueden detectar las cantidades más pequentilde;as de VIH en la sangre. Sin embargo, no son siempre específicas, lo que significa que algunas veces pueden dar resultados falso-positivos. En consecuencia, comúnmente se recomienda usar las pruebas estándares de ELISA/Western blot para realizar controles de seguimiento.

Estas pruebas deben ser solicitadas por un proveedor de atención médica; esto significa que si piensas que has estado expuesto al virus recientemente y te gustaría hacerte una de estas pruebas, deberías llamar a tu doctor. También es importante tener en cuenta que estas pruebas pueden ser caras y generalmente las compantilde;ías de seguros no cubren sus costos si se realizan para diagnóstico.

Si existen dos clases diferentes de VIH: ¿Cómo sé qué prueba hacerme?

Los dos tipos conocidos de VIH son el VIH-1 y el VIH-2. En los Estados Unidos y Europa, casi todos los casos de VIH se dan con el VIH-1. Las infecciones por el VIH-2 ocurren predominantemente, en las naciones del Oeste Africano. El primer caso de VIH-2 fue descubierto en los Estados Unidos en 1987. Desde entonces sólo se han identificado 79 personas con infecciones por el VIH-2 en los EEUU. Si bien los CDC no recomiendan evaluaciones de rutina para el VIH-2, cuando alguien resulta VIH-1 positivo en las pruebas de ELISA/Western blot, hay de un 60 a 90 porciento de posibilidades de que el VIH-2 sea detectado, si es que está presente.

No todas las pruebas evalúan automáticamente, la presencia del VIH-2. Cualquiera que piense en la posibilidad de haber estado expuesto al VIH-2 y/o a subtipos más raros de VIH, debería mencionarlo cuando se está haciendo la prueba. Se indica hacer la prueba para el VIH-2, a aquellas personas que tengan parejas sexuales provenientes de países donde el VIH-2 es prevalente o a personas con enfermedades que indiquen la presencia subyacente de una infección con el VIH, como son las infecciones oportunistas, pero que hayan recibido un resultado negativo para la prueba del VIH-1.

¿Debo preocuparme por los subtipos de VIH?

Hasta ahora, se han reconocido 11 subtipos diferentes, también conocidos como "subgrupos" o "genotipos" de VIH-1. Más del 96% de las infecciones con el VIH-1 en los Estados Unidos y Europa son causados por el subtipo B. Los subtipos B y F predominan en Sudamérica y Asia. Los subtipos que van de la clase A hasta la H se encuentran en África, junto con el VIH-2 en África subsahariana.

Las pruebas de ELISA/Western blot pueden detectar anticuerpos para todos los subtipos. El análisis de la carga viral también puede detectar y cuantificar los diferentes subtipos de VIH-1. Los análisis de la carga viral también pueden detectar y cuantificar al VIH-2.

¿Cómo sé si debería hacerme la prueba del VIH?

Se recomienda hacerse la prueba a las personas que pertenezcan a cualquiera de los siguientes grupos:

Deberías hacerte la prueba al menos una vez al antilde;o, si tienes relaciones sexuales, especialmente, si has tenido tres o más parejas sexuales en los últimos 12 meses.
Si es posible que te hayas expuesto al VIH, ya sea a través del sexo vaginal o anal, sin el uso de un condón o si has estado involucrado en cualquier otro comportamiento sexual de alto riesgo.
Si has compartido o reutilizado agujas o jeringas para inyectarte drogas (incluídos los esteroides), o para hacerte tatuajes, perforaciones en el cuerpo o por cualquier otra razón.
Si trabajas en el área de la salud y has tenido un accidente de trabajo como por ejemplo un contacto directo con la sangre o te hayas cortado con una aguja u otro objeto.
Si no estás seguro de los riesgos sexuales que asume tu pareja o si tu pareja ha recibido un resultado positivo en la prueba del VIH.
Si estás embarazada o estás considerando la posibilidad de tener un bebé.
Si has padecido ciertas enfermedades incluyendo la tuberculosis (TBC) o una infección de transmisión sexual (ITS) como la sífilis o el herpes.
Si tienes cualquier razón para no estar seguro de si eres VIH+. 

Si has practicado conductas que te ponen a riesgo de infectarte con el VIH, quizás también te hayas expuesto a otras ITS. Algunas de ellas pueden ser muy graves y requieren tratamiento inmediato, como la sífilis y la hepatitis C. Si te hacen una prueba de VIH deberías discutir con tu proveedor de atención médica si corres riesgo y deberías hacerte pruebas para detectar otras ITS

Probablemente has escuchado toda clase de historias acerca de cómo podrías infectarte con el VIH. Por ejemplo, ¿deberías hacerte la prueba si te ha picado un mosquito?

Estas son algunas de las circunstancias por las que no tienes que preocuparte, porque no te ponen en situación de riesgo.

La picadura de un mosquito y otros insectos, o la mordedura de un animal.
Consumir alimentos manipulados, preparados o servidos por alguien que es VIH positivo.
Compartir inodoros, teléfonos o prendas de vestir.
Compartir tenedores, cucharas, cuchillos o vasos.
Tocar, abrazar o besar a una persona que es VIH positiva.
Ir a la escuela, iglesia, restaurantes, centros comerciales u otros lugares públicos donde hubiesen personas VIH positivas.
El VIH no se puede transmitir por la orina, heces, vómitos, o sudor. Está presente en las lágrimas y fluidos de ampollas pero en cantidades ínfimas. Está presente en cantidades diminutas en la saliva de algunas pocas personas.

¿Qué se sabe acerca de PEP y PrEP?

PEP (siglas en inglés) significa profilaxis posterior a la exposición. PrEP (sigla en inglés) significa profilaxis previa a la exposición. Ambas estrategias, implican el uso de medicamentos antirretrovirales para prevenir la infección con el VIH.

PEP se utiliza desde hace mucho en hospitales y otros marcos laborales. Consiste en proporcionar un ciclo breve de tratamiento antirretroviral a alguien que pudo haber estado expuesto al VIH, tal como un empleado del hospital que accidentalmente sufre una herida con un instrumento punzante o una aguja que se ha usado previamente en una persona que está infectada con el virus. Ante esta circunstancia se comienza un ciclo de tratamiento anti-VIH de 28 días de duración (habitualmente, se usa una combinación de dos o tres antirretrovirales aprobados) para ayudar a prevenir que el virus se establezca como infección en el cuerpo.

PEP también se puede usar en situaciones no laborales, tales como una posible exposición al virus luego de una actividad sexual o por uso de drogas inyectables. Sin embargo, de acuerdo con las guías del CDC, sólo se justifica en personas que han participado en actividades de alto riesgo con alguien que se sabe que es VIH positivo y cuando la persona solicita atención médica dentro de las 72 horas de haberse expuesto. Al igual que en la posible exposición al virus en situaciones laborales, es mejor que PEP comience a las pocas horas de la posible exposición no laboral. Es muy posible que no sea eficaz si se comienza después de las 48 a 72 horas de la posible exposición.

Si temes haberte expuesto al VIH y quieres saber si PEP es una buena opción para ti, ¡contacta inmediatamente a tu doctor o a la sala de emergencias más cercana!

PrEP es un método experimental de prevención del VIH. Consiste en usar medicamentos anti-VIH antes de la posible exposición al virus. El concepto de proporcionar un mecanismo de prevención antes de la exposición a un agente infeccioso no es nuevo. Por ejemplo, a los viajeros que visitan áreas donde la malaria es común se les aconseja que tomen la medicación antes y durante el viaje para prevenir la enfermedad. De esta manera, la medicina que previene la enfermedad ya está en la sangre en el caso de que se expongan al parásito de la malaria. Los investigadores creen que el mismo concepto podría servir para proteger a las personas de la infección con el VIH. En teoría, si la replicación del VIH se inhibe desde el momento en que entra al cuerpo, es posible que la infección no se establezca de manera permanente.

Los estudios acerca de PrEP continúan bajo investigación para determinar si ésta metodología es segura y efectiva. Un estudio reciente encontró que el tomar la medicina oral Truvada (tenofovir mas emtricitabina), cuando se combina con condones y consejería, pudo prevenir la infección del VIH por un 44 porciento en hombres que tienen sexo con hombres (HSH) y en mujeres transgénico quienes tienen sexo con hombres. Truvada cortó las infecciones en un 73 porciento en los participantes del estudio quienes reportaron haber tomado por lo menos 90 porciento de sus dosis correctamente, Sin embargo, el CDC es muy cauteloso y no recomienda el comenzar PrEP sin supervisión médica.

Existen varias razones que explican la decision del CDC, incluyendo el hecho que todavía no sabemos cuan frecuentemente una persona necesita hacerse la prueba mientras toma PrEP.  Si una persona se infecta, y continua tomando Truvada antes de que se hagan la prueba del VIH, pueden desarrrollar resistencia a una o ambas medicinas contenidas en la píldora de combinación. Segundo, el estudio solo incluyó hombres que tiene sexo con hombres y todavía no sabemos si el PrEP podrá prevenir la transmisión durante el sexo vaginal o por medio intravenoso como en el uso de drogas por injección. Actualmente existen cuatro estudios de PrEP en progreso y es muy importante observar si el PrEP es efectivo en otras poblaciones y escenarios antes de que se pueda brindar recomendaciones firmes.  El CDC está proceso de proveer directrices provisionales para los proovedores de la salud.

¿Por qué necesito saber mi estatus con respecto al VIH?

Con respecto AL VIH, LA IGNORANCIA, SIN NINGUNA DUDA, NO ES UNA BENDICIÓN.

El no saber si eres VIH positivo puede ser muy peligroso. Si te enteras de tu estatus de VIH positivo, inmediatamente después de la seroconversión, te pondría en la mejor posición para poder preservar tu salud, así como también la de tu pareja/s y tus nintilde;os si los tienes, o planeas formar un familia.

Los medicamentos efectivos y la buena atención de la salud, hacen posible que miles de personas VIH positivas puedan desarrollar vidas exitosas y satisfactorias. El no saber que eres VIH positivo, implica que no recibirás la atención médica que necesitas para estar bien. Podrías, también causar que otras personas en tu vida corran riesgos.

El saber que eres negativo, te brinda un importante incentivo, para que de manera consistente, sigas las guías que te mantendrán VIH negativo. También, podrás evitar mucho estrés y preocupaciones innecesarias que habitualmente, ocurren cuando uno no conoce su estatus en relación al VIH.

¿Cuál es la diferencia entre una prueba confidencial y una prueba anónima?

Para la prueba anónima no tienes que dar tu nombre a nadie. Para la prueba confidencial tendrás que dar tu nombre durante el procedimiento, sin embargo la ley exige que los sistemas de salud y las organizaciones de salud gubernamentales, conserven la información de tus pruebas en forma confidencial, es decir no pueden hacer pública tu información.

En los Estados Unidos, la historia clínica de los pacientes es confidencial. Está protegidas por la ley de Privacidad, la cual se aprobó en el antilde;o 1974. En términos generales, solamente tu doctor o la organización en donde te has hecho la prueba tienen acceso a tu información médica. De todas maneras, las leyes varían de estado a estado, con respecto a informar cuando una persona obtiene un resultado positivo en la prueba. Por ejemplo, si vives en un estado donde deben reportarse las enfermedades contagiosas, tu doctor deberá comunicar tu resultado positivo al gobierno federal o estatal, y posiblemente se incluirá tu nombre.

Cualquier persona a quien le preocupe mantener su anonimato o revelar su condición, debería contactar a su departamento de salud local o a cualquier organización de servicios para el SIDA, y averiguar cuál es la ley en ese área y dónde podría hacerse una prueba anónima.

La prueba en el hogar o los sitios donde se hagan pruebas anónimas, los cuales están disponibles a través de los departamentos de salud en todos los estados, son una buena manera de hacerte la prueba en el anonimato, dado que no tendrás que dar tu nombre para hacerte el análisis. Tendrás una charla con un consejero, pero tu identidad permanecerá protegida.

¿Dónde puedo hacerme la prueba?

Puedes realizarte una prueba con tu doctor o con tu proveedor de atención médica, o con el departamento de salud pública. Otros lugares donde puedes hacerte la prueba son los centros comunitarios de salud, las clínicas de planificación familiar, las clínicas de ETS y los hospitales. Para aquellos que prefieran el anonimato, cualquier kit de prueba para hacerlo en su casa, aprobado por la FDA, es confiable y preciso.

Es importante saber que la consejería es una parte muy importante del proceso de la prueba del VIH. Puede llevarse a cabo personalmente con un doctor, con un consejero en el lugar donde te hiciste la prueba, o por teléfono con un consejero que trabaje en las compantilde;ias que fabrican los kit de pruebas para el hogar. Estas conversaciones son importantes porque informan cómo mantenerse VIH negativo a una persona que obtuvo un resultado negativo y cómo cuidar la salud a quienes hayan obtenido un resultado positivo.

Cuando se trata de la prueba del VIH, aquel viejo dicho "saber es poder", sigue siendo cierto. Conocer tu estatus con respecto al VIH, ya sea positivo o negativo, te coloca en la mejor posición para proteger tu salud.

Cada estado tiene su propia línea telefónica de información sobre el VIH (hotline), para obtener información sobre los lugares en los que hacen la prueba, incluídos los que hacen pruebas anónimas, en aquellos estados en donde éstas están disponibles.

En los siguientes estados, sólo están disponibles las pruebas confidenciales, no las anónimas: Alabama, Idaho, Iowa, Mississippi, Nevada, North Carolina, North Dakota, South Carolina, South Dakota, Tennessee and Wyoming.

En todos los otros estados ambas pruebas, anónima y confidencial están disponibles.

Algunos números telefónicos útiles:

Línea telefónica nacional de información sobre ETS y SIDA de los CDC: para informarse sobre los lugares en los que hacen la prueba del VIH:

  • 1-800-342-2437 (Inglés)
  • 1-800-344-7432 (Espantilde;ol)

Anterior

email


Última revisión: 1/26/2011

El contenido de esta lección fue escrito por el fundador y los escritores de AIDSmeds.com, y revisado por nuestro editor médico, el Dr. Howard Grossman. Podrás encontrar una biografía de nuestro equipo de escritores en la página "About Us."

Enlaces
Prevención del VIH
Recien Diagnosticados
¿Recién te enteraste?
Directorio De Servicios
Blog
Foros
Lecciones
Índice de lecciones
Colapsar todo

[ about AIDSmeds | AIDSmeds advisory board | our staff | advertising policy | advertise/contact us]
© 2014 Smart + Strong. All Rights Reserved. Terms of use and Your privacy.
Smart + Strong® is a registered trademark of CDM Publishing, LLC.