A Smart + Strong Site
Subscribe to:
E-newsletters
POZ magazine
JOIN AIDSMEDS YouTube
Lecciones del VIH y del SIDA Hepatitis A

email

¿Qué es la hepatitis A y cómo se transmite?

La hepatitis A es una enfermedad causada por el virus de la hepatitis A (VHA). El VHA se transmite de una persona a otra cuando las heces (materia fecal) de alguien que tiene el virus entran en contacto con la boca de otra persona. Esto puede suceder de diversas maneras:

  • Al ingerir alimentos (en especial, alimentos crudos o mal cocidos, por ejemplo mariscos) que ha preparado o manipulado una persona con hepatitis A.
  • Al beber agua o hielo contaminado con heces.
  • Al practicar "analingus" (contacto sexual boca-ano) con una persona que tiene hepatitis A.
  • En muy pocas ocasiones, el VHA se puede transmitir por contacto sanguíneo (por ejemplo, al compartir equipos para inyectarse drogas).

La hepatitis A es una clase aguda de hepatitis. Esto quiere decir que no causa una infección a largo plazo (crónica). Si ya tuviste hepatitis A, no puedes volver a contraer el virus. Sin embargo, sí puedes infectarte con otros virus de la hepatitis (por ejemplo, el virus de la hepatitis B y el de la hepatitis C).

Las personas que tienen VIH no corren más riesgo de contagiarse de VHA que los demás. Sin embargo, algunos estudios sugieren que las personas con VIH son más proclives a manifestar síntomas de hepatitis A durante más tiempo, lo que significa que alguien VIH positivo puede tardar más en recuperarse por completo de la hepatitis A.

Otro aspecto importante a tener en cuenta es que muchas personas con VIH toman medicamentos anti-VIH que pueden ser tóxicos para el hígado. Algunos de estos medicamentos pueden agravar los síntomas de la hepatitis A. Por eso, pudiera ser necesario dejar de tomar todos los medicamentos anti-VIH hasta haberse curado de la hepatitis A, o hasta que los niveles de las enzimas hepáticas hayan vuelto a la normalidad. Si eres VIH positivo, estás bajo tratamiento con medicamentos anti-VIH y contraes hepatitis A, no dejes de tomar los medicamentos anti-VIH sin consultarlo con tu doctor.

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis A?

No todas las personas infectadas con el VHA manifiestan síntomas perceptibles. Por ejemplo, muchos bebés y niños pequeños que tienen este virus no manifiestan ningún síntoma de infección. Es mucho más probable que los síntomas se manifiesten en niños más grandes, en adolescentes y en adultos.

Los síntomas de la hepatitis A (y de la hepatitis aguda en general) pueden incluir:

  • Coloración amarillenta de la piel y de la parte blanca de los ojos (ictericia)
  • Cansancio y agotamiento (fatiga)
  • Dolor en la parte superior derecha del abdomen
  • Pérdida del apetito
  • Pérdida de peso
  • Fiebre
  • Náuseas
  • Diarrea
  • Vómitos
  • Orina oscura y/o heces de color claro
  • Dolor en las articulaciones

La infección por VHA también puede provocar un aumento del nivel de las enzimas hepáticas. Las enzimas hepáticas más importantes son la alanina aminotransferasa (ALT) y la aspartato aminotransferasa (AST). Los niveles elevados de enzimas hepáticas muestran que el hígado no funciona adecuadamente y que existe el riesgo de que se desarrolle daño hepático irreparable. Con la infección de hepatitis A, los niveles de enzimas hepáticas pueden elevarse transitoriamente, pero ésto no suele provocar problemas hepáticos a largo plazo. Ambas enzimas se miden en el análisis del panel químico estándar, un análisis que las personas que toman tratamientos anti-VIH se hacen con regularidad, junto con los demás análisis de sangre. Para ver una muestra de este análisis, lee la lección: Comprende mejor el análisis del panel químico.

El sistema inmunológico puede tardar hasta ocho semanas en eliminar al VHA del cuerpo. Cuando se manifiestan síntomas, suelen hacerlo dentro de dos a cuatro semanas después de la infección. Los síntomas de la hepatitis A pueden durar entre una semana y más de un mes. Alrededor del 15% de las personas que tienen hepatitis A manifiestan síntomas durante seis a nueve meses.

Aproximadamente una de cada 100 personas con VHA puede contraer una infección súbita y grave (fulminante), que en muy pocas ocasiones, puede provocar insuficiencia hepática y conducir a la muerte.

¿Cómo se diagnostica la hepatitis A?

La hepatitis A se puede diagnosticar mediante un análisis de sangre. Si manifiestas los síntomas de la hepatitis A o si quieres saber si alguna vez tuviste el VHA, tu proveedor de atención médica puede darte una orden para estos análisis.

El análisis de sangre detecta la presencia de dos tipos distintos de anticuerpos contra el virus. En primer lugar, verifica la presencia o ausencia de anticuerpos IgM, que el sistema inmunológico desarrolla de cinco a diez días antes de que se manifiesten los síntomas y que suelen desaparecer dentro de los seis meses. También verifica la presencia de anticuerpos IgG, que reemplazan a los anticuerpos IgM y que protegen de una futura infección con el VHA.

  • Si el análisis de sangre da negativo tanto para los anticuerpos IgM como para los IgG, es muy probable que nunca hayas contraído el virus. Es recomendable que te apliques la vacuna contra el virus de la hepatitis A.
  • Si el análisis da positivo para los anticuerpos IgM y negativo para los anticuerpos IgG, es muy probable que hayas contraído la infección con el VHA dentro de los últimos seis meses. Existen dos posibilidades: el sistema inmunológico está eliminando al virus o la infección se está agravando.
  • Si el análisis da negativo para los anticuerpos IgM y positivo para los anticuerpos IgG, puede ser que alguna vez hayas contraído el VHA o bien que te hayas vacunado contra la hepatitis A. En ambos casos, has desarrollado inmunidad al virus.

¿Cómo se trata la hepatitis A?

El tratamiento más común para la hepatitis A es el reposo. También es importante tomar mucho líquido, en especial si tienes diarrea o vómitos. Los analgésicos de venta libre, como ibuprofen (Advil®, Motrin®, etc.), pueden ayudar a controlar algunos de los síntomas de la hepatitis A, pero es mejor que consultes con tu proveedor de atención médica antes de usar cualquier medicamento.

Si crees que recientemente pudiste haber estado expuesto al VHA (por ejemplo, si vives con alguien a quien le diagnosticaron hepatitis A) puedes mencionarle a tu doctor la posibilidad de recibir una inyección de inmunoglobulina (también llamada gamaglobulina). La inmunoglobulina contiene niveles altos de anticuerpos contra el VHA, lo que puede prevenir la enfermedad en caso de haber estado expuesto al virus. La inyección de inmunoglobulina se debe aplicar dentro de las dos a seis semanas después de haber estado expuesto al VHA. Las personas que se aplican la inyección de inmunoglobulina para prevenir la hepatitis A activa, también deben aplicarse la vacuna contra la hepatitis A (que se discute en la próxima sección).

¿Cómo se puede prevenir la hepatitis A?

La mejor manera de prevenir la hepatitis A es vacunarse. Existen dos vacunas contra el VHA: Havrix® y VAQTA®. Ambas requieren dos inyecciones, que se suelen aplicar con un intervalo de seis meses entre la primera y la segunda aplicación. Cuando aparecen efectos secundarios de la vacuna contra la hepatitis A, suelen ser leves y pueden incluir dolor en el lugar de la inyección y síntomas leves de gripe. También se encuentra disponible una vacuna combinada, (Twinrix®), contra el VHA y el virus de la hepatitis B.

La vacuna contra el VHA es muy eficaz. Más del 99% de las personas que se vacunan adquieren inmunidad al virus y nunca contraerán el VHA, incluso aunque se vean expuestas al virus. Se teme que las personas con VIH que padecen inmunodepresión tengan menos probabilidades de que la vacuna las beneficie, por lo que es mejor vacunarse cuando los recuentos de células T se encuentran en niveles saludables.

Si crees que nunca tuviste hepatitis A, coméntale a tu proveedor de atención médica acerca de la vacuna. Dado que las personas con VIH suelen manifestar peores síntomas de infección con el VHA, y debido a que el hígado desempeña una función clave en el procesamiento de los medicamentos anti-VIH, se aconseja que las personas con VIH se vacunen contra la hepatitis A. Vacunarse es especialmente importante para aquellos que también tienen hepatitis B o hepatitis C.

Aunque no te hayas vacunado contra la hepatitis A, puedes tomar ciertas medidas preventivas contra el VHA:

  • No bebas agua que pueda estar contaminada con materia fecal.
  • No ingieras mariscos crudos o mal cocidos.
  • Lávate siempre las manos con agua y jabón después de ir al baño, cambiar un pañal y antes de preparar e ingerir comidas.
  • Usa una barrera de látex (por ejemplo, una película de látex) para el analingus (contacto sexual boca-ano).

Anterior

email


Última revisión: 3/10/2004

El contenido de esta lección fue escrito por el fundador y los escritores de AIDSmeds.com, y revisado por nuestro editor médico, el Dr. Howard Grossman. Podrás encontrar una biografía de nuestro equipo de escritores en la página "About Us."

Enlaces
Prevención del VIH
Recien Diagnosticados
¿Recién te enteraste?
Directorio De Servicios
Blog
Foros
Lecciones
Índice de lecciones
Colapsar todo

[ about AIDSmeds | AIDSmeds advisory board | our staff | advertising policy | advertise/contact us]
© 2014 Smart + Strong. All Rights Reserved. Terms of use and Your privacy.
Smart + Strong® is a registered trademark of CDM Publishing, LLC.